El centro se transformará en un país de maravillas invernales. Habrá una pista de hielo debajo del pabellón municipal y desde la noria gigante podrás contemplar Gante desde las alturas. Puede acudir al mercadillo navideño con puestos internacionales y el Castillo de los Condes de Flandes se convertirá en un castillo encantado de invierno. Si desea vivir un ambiente navideño “vintage”, debe visitar la plaza Sint-Veerleplein, donde podrá volver a los años 20. Hay un pequeño tiovivo antiguo y un carrusel del año 1926 con un bar familiar. Por la noche, podrá cantar con el coro navideño o unirse a una fiesta après-ski.