Durante el siglo XX, todos los hombres jóvenes belgas debían realizar su servicio militar, independientemente de su clase social. Esta exposición le permite conocer la vida de los conscriptos belgas, desde el momento de su incorporación en el ejército hasta que dejaran el servicio.