El antiguo beaterio de Santa Isabel ya no es amurallado. En 1874 fue sustituido por el Gran Beaterio de Sint-Amandsberg, a poca distancia del centro de la ciudad. El Pequeño Beaterio de Nuestra Señora Ter Hoyen, del año 1235, es uno de los beaterios mejor conservados de antes de la revolución francesa. Reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.