El chef Marino Raffaele ha transformado una casa señorial de estilo Art Nouveau cerca de la estación Sint-Pieters en un acogedor restaurante perfecto tanto para comidas en pareja como para encuentros familiares, recepciones o cenas de negocios.

El menú presenta una refinada cocina francesa. Con una terraza estival y otra invernal, la conexión con la naturaleza está asegurada.