En verano, Gante está llena de vida. Plazas, terrazas y restaurantes rebosan de gente. Los estudiantes disfrutan de las vacaciones o de un merecido descanso en el Graslei.