Gante invita a moverse por la mayor zona urbana de tráfico reducido de Europa. Disfrutar de Gante en bici es algo que no podemos dejar de recomendar: la ciudad ama a los ciclistas y el sentimiento es mutuo. Además, con su escala humana, es muy cómoda de recorrer y visitar.