12°C / 54°F

Razonable

Buscar

Nuevo hotel boutique en el corazón de Gante

16 Ago 2017

Buenas noticias para los amantes de alojamientos exclusivos y lujosos. El hotel ‘1898 The Post’ ha abierto sus puertas en el antiguo edificio de correos en el Korenmarkt. Cuenta con 38 estilosas habitaciones y suites para familias, turistas y empresarios. Para aquellos que quieran algo más, hay una suite en la torre, con vistas panorámicas sobre la ciudad.

‘1898 The Post’ no es un nombre cualquiera. El nuevo hotel de la cadena internacional Zannier Hotels está situado en el antiguo edificio de correos entre el Korenmarkt y el Graslei. Este lugar antes fue un concurrido cruce para acceder a la ciudad, por donde pasaban los postillones y los tranvías a caballo. El año hace referencia al inicio de la construcción del edificio.

El edificio de estilo neogótico y neorenacentista fue construido para la exposición mundial de 1913. El resultado es una joya con torres octagonales, fachadas escalonadas y una impresionante torre de reloj de 52 metros de altura.

Alojamiento lujoso al borde del agua

El antiguo edificio de correos recupera su grandeza y su función de lugar de encuentro. Después de años de abandono el año pasado se abrió un centro comercial, un supermercado y un bar de desayunos en la planta baja. En la parte superior a partir de ahora está ‘1898 The Post’.

Con nombres de las habitaciones como The Envelope, The Letter o The Postcard los propietarios conservan la historia del edificio. Las 38 habitaciones clásicas y lujosas dan una sensación íntima de un hotel boutique, en el corazón palpitante de Gante. Se entra por el Graslei, según muchos ganteses el lugar más bonito de la ciudad. Puede reservar una suite en la torre de reloj y disfrutar de las impresionantes vistas sobre la ciudad.

El hotel no solo quiere atraer a turistas extranjeros. También empresarios, familias y ganteses son más que bienvenidos. Hay una sala de reuniones para diez personas. Puede tomarse un té por la tarde y en la coctelería The Cobbler puede tomarse un cóctel con vistas al Graslei.