El otoño es la estación favorita de Gante. Las hojas de los árboles se tiñen de rojo, naranja y amarillo, el Castillo de los Condes de Flandes se envuelve en una neblina mágica y comienza la nueva temporada cultural.