Con la introducción del euro en 2002, la administración de esta institución belga entró en un proceso de reducción. En 2009 este edificio neoclásico de principios del siglo XX se había quedado demasiado grande para la sección de Flandes Oriental del Banco Nacional.

La Escuela Superior de Gante lo compró para alojar en él, entre otras cosas, aulas y una biblioteca de arte.