Dos generaciones de chocolateros artesanales ofrecen en sus tiendas del casco histórico de Gante lo mejor de la chocolatería belga clásica.