Puestos con libros a lo largo de la orilla. No, no es que de repente esté en París, es que los domingos por la mañana también en Gante solo hay que dar un paso para ir de las flores a los libros.