En los comercios de esta calle, prolongación de la Voldersstraat, el mayor denominador común es el lujo, sea cual sea su especialidad: lencería, costura nueva y vintage o moda de caballero, por nombrar solo un par de ellas.