La Capilla Baudelo, que data del siglo XVI - antes una iglesia, convento, biblioteca y campus de Bellas Artes - ahora se ha convertido en un templo de comidas y bebidas.

Sirven deliciosa comida callejera - de croquetas a comida japonesa y rusa - pero también hay marisco y ostras. También para vegetarianos hay una gran selección. El bar le halagará con cócteles y con un gran surtido de cervezas. 

Los jueves, sábados y lunes por la noche, el Holy Food Market se transforma en un club de baile exclusivo.