En el año 2020, la plaza Maaseikplein se transformará en un verdadero huerto frutícola con manzanos, perales, higueras y cerezos. Incluso los exóticos almendros y moreras ocuparán un lugar en un prado lleno de plantas y flores que también se pueden encontrar en el retablo del Cordero Místico.

Se retirarán nada menos que 1400 metros cuadrados de asfalto para poder ampliar este espacio verde de más de cien años de antigüedad. La plaza, situada entre la Catedral de San Bavón y el Castillo de Gerardo el Diablo, se convertirá en una gran alfombra verde con mesas para picnic, trampolines integrados, rincones agradables donde sentarse y ovejitas de madera: un verdadero oasis verde y apto para niños.  ¡Un pequeño paraíso en el centro de la ciudad!