Una de las mayores bazas del Museo de Bellas Artes (MSK), uno de los más antiguos museos de Bélgica, es la diversidad de su colección, que no pasa desapercibida. Nunca antes habían compartido espacio de manera tan perfecta los antiguos maestros y los modernistas como en este icónico edificio.

La colección del MSK de Gante

A finales del siglo XVIII, la ciudad estaba bajo el poder francés y gran cantidad de sus tesoros artísticos fueron requisados. Una parte de ellos siguen estando en el Louvre, en París. Sin embargo, la rebelde Gante no se quedó parada y fue reuniendo poco a poco una amplia colección para la cual buscó durante años un emplazamiento adecuado. Finalmente, llegó en forma de este edificio del arquitecto Van Rysselberghe en el Citadelpark, un templo del arte con una fantástica sensación de espacio y gran entrada de luz.

El Bosco y Magritte, rodeados de belleza

La colección, que va de El Bosco a Magritte pasando por Rubens, nunca había estado tan bien expuesta como a día de hoy. Comprende una enorme variedad de pinturas, esculturas, dibujos, grabados y tapices desde la Edad Media hasta el siglo XX. Un auditorio, una biblioteca, un taller para niños y un café con restaurante convierten el MSK en un contemporáneo complejo multifuncional, en el que en su escapada a Gante podrá pasar maravillosas horas rodeado de belleza. Eche un vistazo virtual al MSK.

“Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo”

Aquí puede disfrutar también del esplendor espiritual del Cordero Místico y seguir en vivo la restauración de esta obra maestra de los hermanos Van Eyck, cumbre de los Primitivos Flamencos.

La Colección de Arte Flamenco del MSK

Los maestros flamencos, como El Bosco, Rubens, Ensor… tienen obras expuestas a lo largo y ancho del mundo. Sin embargo, en ningún otro lugar encontrará un panorama más completo de estos y otros célebres artistas de Flandes como en su tierra natal. El Museo Real de Bellas Artes de Amberes, el Museo Groeninge de Brujas y el Museo de Bellas Artes de Gante narran el relato del arte pictórico en esta parte de Europa desde el siglo XV hasta el XX. Sus colecciones han tenido un desarrollo histórico paralelo y se complementan a la perfección. Juntos forman la Colección de Arte Flamenco.