El STAM es el punto ideal para comenzar una escapada cultural a Gante: un museo inconfundiblemente contemporáneo en un entorno histórico. Gante es de todas las épocas, y esto también cuenta en la propia infraestructura del moderno Museo de la Ciudad: la abadía del s. XIV, el monasterio del XVII y los nuevos edificios del XXI forman juntos el STAM.

El STAM narra el relato de Gante, desde la Edad Media hasta hoy, de la mano de piezas que hacen resonar nuestra imaginación e instalaciones multimedia interactivas. Pasado, presente y futuro se muestran de una forma clara y apasionante, desde la metrópolis medieval hasta la ciudad del conocimiento y la cultura que es ahora.

Pasear por Gante también en el museo

Una de las cosas más llamativas del STAM es la foto aérea de Gante (¡de 300 m2!) sobre la que se puede caminar. La aplicación multimedia nos permite contemplar Gante en detalle a lo largo de cuatro siglos. “Vistas de Gante” muestra una vista de la ciudad de 1534, mapas de 1614 y 1912 y una foto aérea actual.

El STAM, interactivo y con recorrido para niños

Puede visitar el circuito permanente del museo con audioguía. Las torres blancas de LEGO le invitan a participar en la construcción. Con el recorrido de Cuberdanny, los niños a partir de 9 años pueden explorar el museo, solucionar preguntas y completar tareas. Eche ya un vistazo virtual al STAM. En 2013 fue nominado para el premio Museo Europeo del Año.

El Barrio de las Artes y sus tranquilos rincones

En esta zona con gran presencia artística encontrará al lado de impresionantes edificios históricos también rincones tranquilos, parques y jardines en los que tomarse un descanso.

STAM

Disponible en neerlandés, francés, alemàn e inglés)

De camas compartidas a sala de conciertos

En 1228 las hermanas del Hospital de Santa María inauguraron aquí un nuevo hospital con una sala con 40 camas, en las que se instalaba a más de un enfermo en cada una (las penas compartidas…). Tras la Revolución Francesa, el complejo De Bijloke fue sucesivamente hospital seglar, facultad de medicina y, finalmente, centro musical con fama internacional.

La antigua sala de enfermería, con su magnífico techo de cerchado, es ahora una sala de conciertos que enamora a los músicos con su especial acústica. Aquí no solo se viene a escuchar, sino también a mirar. Todo el complejo merece sobradamente una visita. En un inolvidable viaje por el tiempo descubrirá qué es lo que hace que Gante sea Gante.