¿Está buscando una cervecería o un restaurante en un marco auténtico? ¡Entonces pásese por la plaza Korenmarkt! No solo es un sitio lleno de historias, sino también toda una terraza monumental. Aquí siempre encontrará un agradable café o una buena cerveza, en medio de un escenario como pocos. Deje que su vista saboree las magníficas fachadas y disfrute de Gante.

Polo de atracción

En cuanto el sol atraviesa las nubes ya a principios de primavera, toda una multitud de amantes de las terrazas se instala en la Korenmarkt, sin fallar un año tras otro. Por eso no es extraño que atraiga también a los visitantes: esta plaza reformada y de tráfico reducido es un entorno de lo más plácido y agradable tanto para tomarse un descanso como para pasar toda la tarde de tertulia con los amigos.

De cervezas en Klein Turkije

La Korenmarkt se encuentra en medio del casco histórico de Gante, en torno a la majestuosa Iglesia de San Nicolás. ¡Aproveche para contemplar con calma esta magnífica muestra de gótico escaldiano! Puede pasear junto a este hermoso edificio por la calle Klein Turkije, conocida además por sus numerosas cervecerías. Aquí, donde ahora se disfruta de buenas cervezas regionales, antes se celebraban subastas públicas por quiebra (¡curiosa evolución!). El nombre Klein Turkije significa literalmente “pequeña Turquía”, pero procede de la expresión ter keie (“en quiebra”).

La Donkersteeg: de todo menos oscura

Al otro lado, la Korenmarkt da a la calle Donkersteeg. Pese a su nombre (“pasaje oscuro”), es una animada calle de tiendas, desde joyas, moda o marroquinería hasta chocolate artesanal. ¡Imprescindible para fashionistas y gourmets! Y no podemos olvidarnos del Mokabon, un legendario local de cafés que es toda una meca para tomar un moca (y otras especialidades).

Las marcas de la historia

La zona de la Korenmarkt es mucho más que comer, beber e ir de compras. Si bien a lo largo de los años ha pasado por bastantes obras de renovación, la antigua historia de Gante sigue presente ante nuestros ojos. Hace casi 1000 años aquí se comercializaba el cereal (koren) que venía por el Escalda y el Lys, con lo que esta plaza se convirtió durante la Edad Media en un importante centro económico. Más tarde sería también punto de llegada y partida de diligencias, lo que llevó a que a principios del siglo XX se construyese el imponente edificio de correos sobre los cimientos de lo que originariamente iba a ser el Teatro Real Neerlandés. Esta preciosa construcción, que ahora es un centro comercial, hotel de 4 estrellas y coctelería, es otro lugar imprescindible.

¿Y a partir de aquí?

Si quiere una maratón de compras, partiendo de la Iglesia de San Nicolás en dirección sur tiene la calle Veldstraat, una calle de tiendas tan famosa que hasta aparece en el Monopoly flamenco. Si en vez de esto se dirige al río, estará inmediatamente en el Graslei y el Korenlei. Por el lado norte de la Korenmarkt, está a un tiro de piedra de un barrio histórico protegido: el Patershol. ¡No se pierda sus pintorescas calles medievales!