El Kouter los domingos por la mañana. Un paseo por el mercado de flores, un alegre y acogedor ambiente, un vino blanco con unas ostras… ¡Estamos aquí para disfrutar! Y después una placentera comida en uno de los buenos restaurantes de la zona. Esto ya es costumbre para los ganteses.

Los primeros rayos de sol

¡No hace falta esperar a la primavera! Gracias al mercado semanal, en el Kouter hay todo el año un colorido mosaico de flores. No obstante, le invitamos a venir también en época primaveral a disfrutar del sol de Gante, con su luz especial. Notar el cambio del tiempo, disfrutar de los colores, una melodía que suena de fondo… porque si tiene suerte, puede disfrutar de una hermosa melodía en el pabellón. ¡La buena vida!

El quiosco azul

En torno a las once de la mañana, el quiosco azul empieza a volverse muy concurrido. En este monumento, los aficionados a la buena vida disfrutan de un cava con ostras frescas y otros aperitivos. Este quiosco de prensa, originariamente hexagonal, lleva en el Kouter desde 1885. Hace mucho tiempo, había 38 quioscos repartidos por todo el casco histórico de Gante, pero este es el único que permanece desde 1990 tiene una nueva vida como bar al aire libre.

Amor por la música

El Kouter es más que paseos, flores y vino: también es un buen lugar para los amantes de la música. ¡Música en todo el sentido de la palabra! En el centro del Kouter, un precioso quiosco de hierro forjado reposa en un pedestal de piedra natural. Este quiosco musical fue diseñado por el arquitecto municipal Adolphe Pauli en el año 1878. El techo lleva los nombres de 4 compositores famosos: Mozart, Gretry, Rossini y Auber. En el parque Citadelpark podrá encontrar otro magnífico ejemplar.

Entre la Ópera de Gante, del siglo XIX, y la sala de conciertos De Handelsbeurs nos ofrecen un abanico completo en este ámbito. Desde el pop, el rock o las músicas del mundo hasta el jazz y la música clásica. Repasar aquí toda la agenda de conciertos sería imposible, pero puede tener la seguridad de que en el Kouter se respira un amor incondicional por la música.

¿Tomar algo antes de ir de tiendas?

¿Que está notando el apetito? Pues la Brasserie HA’, en De Handelsbeurs, tiene la mesa puesta para usted. Lo mismo han hecho en la Ópera, en su Café Théatre. A la vuelta de la esquina, en la calle Ketelvest, tanto Walters’ como Le Homard Rouge ofrecen unos menús que hacen la boca agua. ¡Atención, gastrónomos! Pero si prefiere quedarse en el Kouter, pásese por el CRU – Cuit. En este local doble con mercado de alimentos frescos y restaurante podrá disfrutar de productos auténticos al ritmo de las estaciones.

¡Aproveche para reponer fuerzas! Porque desde el Kouter está en el inicio perfecto de una sesión de compras. La calle Veldstraat es uno de los lugares más conocidos para ir de compras, ¿pero sabía que también puede hacerlo en la acogedora calle Kouterdreef? ¡En estas calles comerciales disfrutarás el doble de tus compras!