En esta peluquería poco convencional que ha ampliado actividades encontramos tanto un barbero artesano como todo un café-bar.

La calidad del corte de pelo es impecable, pero por si acaso algún cliente no quedase contento con el resultado siempre está la cerveza para ahogar las penas.