Gante no solo la tiene que haber visto, sino la tiene que haber sentido. Tómese su tiempo, piérdase por el centro histórico, descubra los museos, disfrute de la gastronomía y sumérjase en la vida nocturna.