Café-restaurante de cocina franco-belga ubicado en el edificio renovado de la sala de conciertos Handelsbeurs.

El interior es impresionante y llama la atención la lámpara de araña. La cocina es exquisita y con ingredientes de primera calidad.

Se sirven almuerzos y cenas.