Si le gustan las sorpresas, en el Faim Fatale está en el lugar indicado.

No hay carta establecida: el propio chef selecciona el menú de cuatro platos. También sirven almuerzos a mediodía.

En el invierno se está muy a gusto al lado de la chimenea y en el verano se puede disfrutar del bonito patio interior.