Kruidtuin, en una antigua casa señorial a poca distancia andando del centro tiene una amplia carta con platos vegetarianos, de pescado y carne.

Platos ligeros y auténticos con unas combinaciones de sabor sorprendentes. A parte de eso también tienen los clásicos con un toque diferente.