En el siglo pasado, una serie de ricos industriales construyeron magníficos chalés y castillos en las orillas del río Escalda.

La ruta cicloturística de los castillos, en y alrededor de Destelbergen, a un tiro de piedra de Gante, le llevará por alamedas y bellos parques con magníficas "casas de campo". La guinda del pastel es el castillo de Laarne, un castillo medieval rodeado de agua.