Obra de la gente del Polé Polé (ver también los cafés en la Lammerstraat), este grande y ambicioso café constituye el punto de encuentro perfecto. Dos pisos y dos barras, una de ellas la más larga de Gante.