Una plaza llena de tradición. Desde las fiestas en el verano hasta el rastrillo de cada semana. ¡Aquí siempre hay vida! Los fines de semana atrae a amantes de las curiosidades y las antigüedades. Y a partir de mediados de julio es el epicentro de las Fiestas con mayúscula. El núcleo original de las Fiestas de Gante, junto a la Iglesia de Santiago, hace vibrar todo el casco histórico.

Las Fiestas de Gante

Bij Sint-Jacobs, la plaza de ambiente popular que rodea la majestuosa Iglesia de Santiago, es desde hace décadas el punto central de las Fiestas de Gante. Aquí, en el Café Trefpunt, en 1969 se les infundió nueva vida a estos festejos con el impulso del cantautor Walter De Buck. Esto constituyó el renacimiento de una vieja tradición gantesa. Lo que comenzó como un pequeño convite de artistas en esta plaza se desarrolló, con apoyo municipal, hasta convertirse en un evento que llena todo el centro de Gante. Sus diez días de fiesta sin parar llenos de folklore, teatro de calle y de marionetas y actuaciones musicales es ya uno de los mayores festivales populares de Europa.

Quien busca halla

La atmósfera popular permanece también antes y después de las Fiestas de Gante, ya que cada viernes, sábado y domingo por la mañana se llena de vida y animación. Aquí uno se mueve en medio del rastrillo, curiosidades y pequeñas piezas de anticuario. El rastro es un valor fijo. Su presencia está tan arraigada que en las calles que rodean la iglesia románica de Santiago, además de la prestigiosa galería de antigüedades St-John, se han instalado distintas tiendas de curiosidades y cosas de segunda mano. ¡Bij Sint-Jacobs es el lugar perfecto para coleccionistas!

Las marcas de la historia

En medio de la plaza está la robusta Iglesia de Santiago, sólida y románica fortaleza de Dios. El consistente estilo constructivo del siglo XII es quizás el motivo por el que este antiguo templo sigue aquí, ya que ha pasado por momentos de devastación y por los ataques de los iconoclastas. Se ha visto dañada, maltrecha y de nuevo restaurada, reformada y ampliada. Esto ha dado lugar a una interesante mezcla de estilos: románico con trozos de gótico y de barroco. Una muestra verdaderamente curiosa de arquitectura sacra.