Café-restaurante especializado en cocina franco-belga, ubicado en los sótanos del Museo de Bellas Artes.

Decoración minimalista con terraza-jardín.
Además de almuerzos, los viernes y sábados también está abierto por las noches.