Destaca su fachada con ocho columnas corintias, coronadas por un frontón triangular. En el auditorio tienen lugar solemnes ceremonias como la entrega de títulos y doctorados honoris causa.

En el año 2000, inspiró al artista Jan Fabre para una instalación que fue comentada por la CNN, pero que también produjo muchas críticas: envolvió las columnas con jamón fresco. El jamón se pudrió antes de lo que se esperaba y hubo que retirarlo.