A finales del siglo XVIII las beguinas o beatas ya solo perduraban en los Países Bajos históricos. Disfrutaban una situación relativamente independiente. La última beguina de Gante murió en 2008, poco antes de cumplir 100 años.

“Pequeño”, escondido y especial

El Pequeño Beaterio de Nuestra Señora Ter Hoyen es el mejor conservado de los de antes de la Revolución Francesa. Data de 1235 y fue fundado por la Condesa de Flandes, tras el Antiguo Beaterio de Santa Isabel. La UNESCO también ha reconocido el Pequeño Beaterio como Patrimonio de la Humanidad. 

Monumentos de Gante habitados por ciudadanos

La mejor manera de explorar este sitio es dejándose ir. Verá cómo en este remanso de quietud se carga de serenidad en medio de la vida urbana. Tras la gran fachada, los paseantes curiosos encontrarán inesperadamente una iglesia, un centenar de viviendas y un prado (el antiguo cementerio). Actualmente las casas son viviendas normales y la antigua enfermería se usa para exposiciones y talleres artísticos.