Este parquecito, en estilo natural inglés, es el último vestigio del jardín zoológico gantés del s. XIX. Las calles que lo rodean llevan el nombre de los animales que lo poblaron.

Cerca de allí está uno de los tres cines que hay en Gante.