La comunidad de los carmelitas sigue todavía establecida en Gante. La iglesia conventual es un edificio del s. XVIII, y se puede visitar libremente, a diferencia del claustro para el que es necesario pedir cita.

Quien desee disfrutar de paz y silencio durante su estancia en la ciudad, puede hospedarse en este original lugar. La casa de huéspedes constituye una original base de operaciones para una estancia en la ciudad.