El más antiguo de los cines que existen en Gante, une las películas nostálgicas con técnicas modernas de proyección.

Aquí es donde se opta por las mejores películas, ya sea provenientes de EE. UU, de Corea del Sur, de Chechenia o simplemente de Ledeberg. El bar con mucho ambiente es un lugar de tertulia muy apreciado por los ganteses.