Romain Deconinck, fundador e impulsor del Minard, hace la guardia eternamente en las escaleras de su teatro popular.

La magnífica entrada se ha conservado y la sala se ha modernizado de una manera óptima. Alrededor del agradable bar, de forma oval, se comentan las obras hasta altas horas de la madrugada.