Una isla en medio del torbellino de la agitada ciudad.

La historia de este meditativo monasterio se remonta a 1278. Lo que durante siglos fue un claustro cerrado muestra hoy sus secretos. El ambiente es encantador, y responde a la sencillez de un edificio neogótico.