Pegada a la escuela de arte de Sint-Lucas está la cafetería Labath. Este edificio que hace esquina, con sus grandes fachadas abiertas, tiene un ambiente de gran ciudad.

Aquí vienen clientes a leer el periódico y charlar en la terraza, pero sobre todo por el café.

Tanto Thomas como todos los baristas son auténticos conocedores del café, con lo que solo sirven productos de primera calidad, ya se trate de un café normal o de los especiales. 

Durante la semana puede disfrutar de un delicioso desayuno y de bocadillos como almuerzo. Durante el fin de semana también puede optar por un brunch abundante.