Aquí podemos empezar la noche con un aperitivo, disfrutar de pequeños platos o tomar unas copas.

Una de las cosas que llaman la atención es el techo con decoración inspirada en tatuajes de presidiarios rusos.

El nombre es un guiño a una veterana estrella portuguesa del fútbol, Nuno Gomes.