Flandes Oriental posee un enorme patrimonio de productos gastronómicos auténticos, que aquí se ofrecen. Como el jamón Ganda, típico de Gante. La buenísima mostaza Tierenteyn. Los quesos lavados con cerveza, y hablando de bebidas: un desfile interminable de cervezas regionales. La ginebra de grano O’de Flander. ¿Le gusta más lo dulce? ¡Pruebe las bolas de nieve (sneeuwballen) y los cuberdons!

Toda la cocina de Flandes Oriental

Nuestra provincia tiene más de 175 productos regionales tradicionales, y en Gante están todos bajo el mismo techo. ¿A que resulta práctico? La Lonja de la Carne alberga el Centro de Productos Regionales de Flandes Oriental. Aquí tiene la oferta completa, a granel o en bonitos embalajes. Por supuesto, también puede confeccionar su propia cesta de regalo. ¿Que no se aguanta las ganas de probarlos? Pues reserve mesa en el restaurante y podrá así disfrutar de los productos en el propio lugar.

Antiquísimas tradiciones

La Lonja de la Carne, construida en el siglo XV, era antiguamente un mercado cubierto en el que se centralizaba la inspección y el comercio de carne, ya que en la Edad Media estaba prohibida la venta de este producto en las casas. En el magnífico cerchado de madera del techo, ahora cuelgan a secar sabrosos jamones Ganda. Estos últimos siguen salándose y curándose conforme a la antigua tradición.

Las casquerías

¿No tiene problemas con los espacios reducidos? Pues al lado de la Lonja de la Carne está la cervecería más pequeña de Gante: ‘t Galgenhuisje. Esta taberna de particular atmósfera era antes una de las casquerías. En estos establecimientos se vendían las vísceras de las reses, que, por normativa de higiene, no podían entrar en la lonja de carne. La pequeña barra suele estar hasta los topes, pero no hay que preocuparse: la terraza, calentada en invierno, es también estupenda.