En este agradable local con interiorismo de los años 20 podemos disfrutar de desayunos, almuerzos, cena o tés con merienda.

Se inspiraron en Elza, la abuela del propietario, para la decoración del interior. Es el lugar perfecto para un desayuno romántico, un café rápido, un té a media tarde con scones, pastelitos y bocadillos o para una extensa cena. Simplemente disfrutar.