Agradable restaurante en un rinconcito del centro, ubicado en la casa de un antiguo director, con un interior a base de madera oscura y acogedor, además de un precioso patio interior.

La cocina es de buena calidad y abundante. El cocinero “coquetea” con los platos tradicionales. También hay pequeñas salas para grupos.