Moderno local de cafés en un bonito edificio de 1904.

Todas las miradas se ven atraídas por los dibujos murales dorados de Panamarenko, excéntrico artista cuya esposa es quien tuesta el café.