Restaurante familiar y hogareño que llevan la maltesa Anna Vella Bardon (de ahí el nombre del restaurante) y su marido belga.

El público acude a saborear platos mediterráneos, sencillos pero de calidad, en un ambiente del sur de Europa. Cuando hace buen tiempo ponen una terraza en la placita Sluizeken.