En Gante no hace falta tener sangre azul para ser tratado como un miembro de la monarquía.

Descubre el centro de la ciudad de Gante en coche de caballos y deja que su cochero le guíe o siéntese y disfrute del ambiente romántico.