En Gante no hace falta tener sangre azul para ser tratado como un miembro de la monarquía.

Cuando el tiempo lo permite, los coches de caballos salen desde la Emile Braunplein para un paseo de media hora pasando por las atracciones más importantes de la ciudad.