Este antiguo convento de los dominicos está espléndidamente restaurado y es ahora propiedad de la Universidad de Gante. Funciona principalmente como centro de congresos, pero también acoge una serie de colecciones destacadas de diferentes departamentos.

Hay una magnífica muestra de fragmentos de vidrieras. También merece la pena visitar la exposición de fotografías a tamaño natural, de las obras de El Bosco.
Tanto para poder ver esta colección como las demás, es necesario concertar cita.