Conozca la majestuosa vivienda de la noble familia d’Hane Steenhuyse. Coloridos salones, artísticos muebles, ricas tapicerías y encantadoras pinturas murales que nos trasladan a hace doscientos años. Con un poco de suerte, a lo mejor incluso ve pasar a la doncella o al cochero. Y como colofón de la visita, pasee tranquilamente por el espléndido patio interior, todo un mar de tranquilidad en medio de la ajetreada calle Veldstraat.

Visitas individuales

Todos los viernes, sábados y domingos, de 14 a 18 horas, tiene las puertas abiertas. En la casa se respira el ambiente de finales del Antiguo Régimen, y se oyen los ecos de músicas de baile y de los carruajes que aquí llegaban. En diversos puntos, una serie de vídeos le muestran cómo moverse por los complicados modales y maneras de aquellos tiempos. Muy pronto perderá la consciencia del tiempo y se sentirá un invitado del conde y la condesa d’Hane Steenhuyse.

Visitas guiadas

¿Que quiere conocer este lugar más a fondo? Cada viernes y sábado, a las 14:30, los visitantes individuales pueden sumarse a un paseo con guía, quien irá comentando los pormenores de la historia de la casa y revelando los secretos de tocadores, gabinetes y enfiladas. Este paseo se combina con una visita al Salón Chino y al despacho del premio Nobel Maurice Maeterlinck en el Hotel Clemmen, situado frente al Hotel d’Hane Steenhuyse.

Información para grupos

Los grupos y organizaciones pueden reservar guía a través de Boekjebezoek