En el restaurante Alice, nombrado en honor a la difunta madre del dueño, el jefe Frederic Stas se pone manos a la obra con las recetas auténticas de Alice.

David Sobrie, el nieto del famoso pastelero gantés, hace que las antíguas recetas de pasteles vuelvan a cobrar vida. El interior “boudoir chic” completa la experiencia. 

Y no olvide visitar ALICE magasin en la calle Sint-Michielsstraat.