El nombre barista, el sumiller del café, ya lo dice: aquí saben bien lo que es un buen café y cómo se sirve.

El café es el elemento central, pero está bien acompañado de pan y repostería cuidadosamente elaborados en una panadería ecológica. Al mediodía hay sopa, bocadillos y sándwiches en el menú. Por la tarde podrá disfrutar de un trozo de pastel casero con un café, té o limonada biológica.

Sentados en las largas mesas, disfrutamos de las vistas al animado barrio del Zuid. 

Y no olvide visitar el Barista Zuivelbrug, en la calle Meerseniersstraat, justo en el centro, al lado del puentecillo entre las calles Lange Munt y Oudburg. También se ofrecen quiche y ensaladas al mediodía.