Un edificio histórico del siglo XVII alberga el elegante bistró y vinoteca SOMM. El sumiller elige los vinos con esmero. En SOMM podrá disfrutar de pequeñas tapas, una cena clásica o una comida compartida.

SOMM siempre pone a su disposición 15 vinos distintos disponibles en copa. Son seleccionados con mucho esmero teniendo en cuenta su calidad y originalidad. Además de los clásicos, aquí podrá probar vinos menos conocidos.

El menú incluye algunos platos sorprendentes, todos ellos elaborados con ingredientes frescos, artesanales y locales. El concepto se centra en las comidas compartidas. Todos los platos están disponibles en formato pequeño y se pueden compartir con los demás comensales, aunque también se puede optar perfectamente por una comida o cena clásica.