Con el comienzo de diciembre, parece que Gante quiere sacudirse el otoño y el centro histórico se transforma lentamente en un paisaje navideño. Cada invierno, los museos ganteses organizan una amplia gama de exposiciones.