El Gouden Saté, en el barrio estudiantil, es famoso porque solo cierra un par de horas al día. La especialidad de la casa es el combinado “Julienke”, que lleva el nombre del anterior dueño. No tiene comedor, pero no se preocupe: las patatas saben aún mejor de camino a uno de los bares del barrio.