Originalmente una construcción que data del siglo XIV, la restaurada casa señorial de Rijhove ilustra la evolución de siete siglos de cultura de la vivienda, en una auténtica casa de notables ganteses.

Entre las fachadas históricas se ha instalado un jardín "medieval" con una serie de plantas que se cultivaban en esa época. Ahora se encuentran aquí las oficinas de diversos servicios municipales.